Abatieron a “El Yosneiber” en Las Delicias

El cerco policial y las pesquisas de los funcionarios al mando del comisario Jesús Rivera, jefe del Eje de Homicidios del Cicpc del estado Aragua, permitieron ubicar inmediatamente al presunto autor de cuádruple homicidio ocurrido horas antes en el sector Las Brisas de La Pedrera en la ciudad de Maracay.



el-yosneiber


El atacante cual pistolero del viejo oeste y a la vista de muchos, acabó con la vida de Edgard Moisés Rodríguez Villa, de 22 años de edad, y los hermanos Wilmer Alexander, José Gregorio y Henry Ismar Escalante Sánchez, en horas del mediodía del pasado lunes.


Al ser reconocido el victimario, los funcionarios del Cicpc al mando de Rivera, pudieron desplegarse rápidamente para darle captura, pues se indicaba que el muchacho seguía en la zona. Efectivamente estaba en La Pedrera y lo avistaron en el callejón Piedra sobre Piedra, pero lejos de entregarse, decidió hacer frente a la comisión policial.


De esta forma se originó un intercambio de disparos en el que Yosneiber Jesús Toledo Álvarez, de 19 años, como quedó identificado, cayó herido al introducirse a la vivienda número 15 de donde lo sacaron para prestarle los primeros auxilios y lo trasladaron al Hospital Central de Maracay, donde pese a los esfuerzos de los galenos de guardia falleció, quien en un principio había sido señalado como el supuesto hijo del “Chino Pedrera”, no obstante, se pudo conocer que aparentemente no era el hijo sino el sobrino.


A Toledo Álvarez le incautaron un arma de fuego calibre 3.80 mm, Pavón cromado sin serial ni marca visible, con una cacerina con un cartucho del mismo calibre, que quedó a las órdenes de la Fiscalía del Ministerio Público.


Cabe destacar que en el dispositivo de seguridad participaron más de 30 funcionarios del Cicpc que tomaron el sector, logrando ubicar al presunto homicida, así como se evidenció el apoyo de funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana.


En lo que respecta a las víctimas de la masacre se pudo conocer que familiares y hasta vecinos alegaron que la mayoría de ellos eran hombres trabajadores que posiblemente en algún momento de su vida habían tenido problemas con la ley, pero ya estaban regenerados y se ganaban el sustento de sus hogares honradamente.


 


Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*