Sin gerencia y en total abandono funciona Mercado Municipal

Denuncian que para lo único que es eficiente la Alcaldía es para ir a cobrar cada lunes, de puesto en puesto por el uso del espacio.

Como un total desastre describen el funcionamiento del Mercado Municipal de Torres, ubicado en la avenida Fuerzas Armadas de Carora, vendedores y usuarios revelaron que desde hace mucho tiempo la Alcaldía ya no presta ningún servicio relacionado al mantenimiento, vigilancia o gerencia del centro de ventas caroreño.

“Sin duda esto es un desastre y anarquía total. Todos queremos trabajar pero nos cobran y no nos presta ayuda ni ningún tipo de servicio. Por cada puesto pasan todos los lunes cobrando, pero ahí está, ni baños tenemos, esto de verdad es una calamidad, nuestro mercado está en ruinas”, lamentó Carmen Ruíz, vendedora de ropa interior.

La mujer comentó que ella recorre cada semana varios mercados de la zona, como en Quibor, el Tocuyo e incuso Acarigua y certifica que el de Carora es el que está en peores condiciones.   “Con el cobro si son puntuales”.

Otro vendedor, que pidió no ser identificado añadió. “No sirven ni para poner preparo, aquí se volaron la cerca para robar y así quedó. En lugar de volverla a colocar algunos vendedores de verduras terminaron de quitar la cerca para acomodar sus camiones, eso nos resta seguridad a todos. Yo tengo mi cubículo y antes podía cerrar y dejar la mercancía, ahora ni loco porque lo que abunda aquí es basura y robos. Es que ni una pinturita o arreglo de instalaciones hemos vuelto a ver en años. Nadie colabora y la Alcaldía ¡bien gracias!”.

María García Peña señaló que las instalaciones para electricidad son nulas en muchos puntos, lo que significa que no cuentan con luz y eso también les impide tener punto de ventas. “Un pantalón pasa de 10 mil, más una blusita y la gente sólo puede sacar de cajeros unos 10 mil. Por eso nosotros que vendemos ropa necesitamos tener puntos. La verdad trabajamos con las uñas y angustiados por las malas condiciones del mercado y la inseguridad. No contamos con vigilancia, la verdad desconozco para qué pagamos un impuesto”.

Una usuaria que dijo llamarse Johannis Mosquera expresó. “La verdad es que las verduras son mucho más baratas y por eso vengo, a veces me provoca caminar para ver si me alcanza para comprar zapatos o alguna franelita pero me asusta  que me roben o pase algo. Aquí hay tanto descontrol que hasta en los pasillos venden cerveza. Aquí la gente hace lo que le da la gana. La última vez que lo recorrí,  a plena luz del día, al final de los pasillos estaba un viejo metiéndole mano a una muchachita y otros tipos grabándola con celulares en pleno mercado. No hay control de nada”.

Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*