Trump se ve obligado a retirar su reforma sanitaria por carecer de apoyos suficientes

El presidente de EEUU, Donald Trump.


El presidente de EEUU, Donald Trump. (EFE)


WASHINGTON. El presidente de EEUU, Donald Trump, dijo ayer estar “abierto” a intentar otra reforma del sistema de salud en el futuro, y culpó a los demócratas del fracaso del proyecto republicano para reemplazar la ley aprobada en 2010 por el entonces presidente, Barack Obama, conocida como Obamacare.


“Quizá la mejor cosa que podría ocurrir es exactamente lo que ha ocurrido hoy (ayer para el lector), porque acabaremos teniendo una gran ley de salud una vez que el desastre de Obamacare explote”, dijo Trump en declaraciones a los periodistas desde el Despacho Oval.


El mandatario pronosticó que esa “explosión”, en referencia a un aumento desorbitado en los precios de las primas de los seguros médicos bajo esa ley, ocurrirá este año, y confió en que la oposición demócrata acceda entonces a trabajar con él para cambiar el sistema de salud. “Cuando ellos estén preparados, estaremos preparados”, aseguró Trump, quien dijo que va a “dejar que Obamacare siga adelante durante un tiempo, y luego se verá cómo van las cosas” y si los demócratas acceden a negociar con los republicanos.


“decepcionado” “Hemos estado muy, muy cerca. Ha sido (una derrota por) un margen muy pequeño. Pero no hemos tenido ningún apoyo demócrata”, lamentó Trump, y calculó que con “10 o 15” votos republicanos más el proyecto de ley habría salido adelante en la Cámara de Representantes, donde ni siquiera llegó a someterse a voto.


Trump evitó criticar al líder republicano en la Cámara Baja, Paul Ryan, de quien dijo que “trabajó muy duro”, pero se mostró “decepcionado” con los miembros del ala ultraconservadora del partido, conocido como el Freedom Caucus (Caucus de la Libertad). “No me siento traicionado porque son mis amigos. Estoy decepcionado porque podríamos haberlo conseguido. Así que estoy decepcionado y un poco sorprendido”, dijo Trump.


Aun así, opinó que “había cosas en este proyecto” que no le “gustaban particularmente”, sin especificarlas, e insinuó que el proceso fue demasiado rápido. “¿Llevo, qué, 64 días en el poder? Nunca he dicho que quiera derogar y reemplazar Obamacare en 64 días”, indicó.


Trump aseguró, además, que el proceso de elaboración del proyecto de ley y de tratar de reunir los apoyos de todas las facciones del partido republicano fue “una experiencia muy interesante”. “Hemos aprendido mucho sobre la lealtad, y hemos aprendido mucho sobre el proceso de recaudar votos”, afirmó.


El primer voto sobre la medida estaba previsto para este jueves, pero los republicanos se vieron obligados a posponerlo por carecer de apoyos suficientes, aunque Trump les dio un ultimátum y les exigió que sometieran la propuesta ayer a consideración o, de lo contrario, dejaría en pie el sistema actual de salud. Finalmente, justo antes de llegar la hora del voto ayer, Trump y Ryan decidieron retirar el proyecto de ley para evitar que fracasara en el pleno de la Cámara. – Efe


Fuente

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*